miércoles, 10 de noviembre de 2010

Mixto

Habré hecho millones de cosas durante la carrera. Algunas más "decibles" que otras. Pero lo que sí que he hecho es gastar dinero en carbón y papel gris. Cuatro años de carbón y papel gris, casi a diario. Una pasta. Pues bien, hallábame yo digitalizando estos trabajos -joé, que tengo que comer, tendré que hacerlo...-, cuando en un alarde de conceptualismo conquense adquirido -terminé mis estudios en una de las capitales más conceptuales de la España profunda...(gri,  ...gri,   ...gri,   ...gri,   ...gri)  ...- se me ocurrió que podría usar esos carbones como base para un dibujo digital. Y eso hice:


 Aún no está pulido del todo, pero creo que puede ser una puerta abirta para estos trabajos. O al menos, vuelven a ser útiles.

Posdata: todos los modelos que aparecen son del natural (efectivamente, tal y como su madre los trajo al mundo, pero más creciditos).