domingo, 23 de enero de 2011

Lolita

Dolores, Lo, Dolly...todos ellos usados por el perverso y lastimoso Humbert Humbert para referirse a la niña. A una niña de 12 años. A Dolores Haze. Clare Quilty complementa el extraño trío pedoamoroso/odio-rencoroso de la novela de Nabokov. 

Decir, además, que las dos versiones cinematográficas que yo he visto (la de Kubrik y la de Lyne), no les llegan ni a la cubierta. Bueno, la de Kubrik es más una versión, pero la de Lyne...Y lo que más pena me dá es el desaprovechamiento de Irons (sabiendo de lo que es capaz el actor después de trabajos como Inseparables o M. Butterfly, ambas de Cronenberg...en fin).

Os dejo con mi versión de la niña (vale, era retorcida y muy sabionda, pero tenía 12 años), inspirada en el momento en el que la vé el profesor Humbert por primera vez en el jardín de su casa:


Tal y como describe Humbert la primera visión que tuvo de Lo, cabe pensar que casi que la imagen se le clavó en la mente de por vida,  como si de una fotografía se tratase. Por eso he enmarcado el momento.

Aquí un detalle del pecoso rostro de la chiquilla: