lunes, 21 de marzo de 2011

Victoria

Aún no me lo podía creer. Estaba entrando triunfal en Shiroiwa. A un lado y a otro gritaban y vitoreaban  mi nombre. O eso creía yo. Pero no me importaba. Fuese lo que fuese, yo era la noticia, yo había ganado. Mi premio: seguir viviendo. Mi condena: no hacerlo en la isla de Okishima”.

Mai, la chica que sonríe.

Battle Royale, Kinji Fukasaku, 2000. Basada en la novela homónima de Koushun Takami, 1999.

Retrato de Mai. Acrílico sobre lienzo.

Dedicado a todos esos seres de la sociedad que debían echarse una partidita a este "juego".