viernes, 8 de abril de 2011

Declaración de amor

-¿Querría usted pudrirse en el infierno conmigo?- Consiguió articular él valiéndose de una nota que tenía entre las manos.


- ¡Por supuesto que sí, cariño!- Exclamó ella con una sonrisa de oreja a oreja.