domingo, 11 de septiembre de 2011

Princesas Disney Obesas: Mulán

Sinceramente, tampoco es lógico meter a esta moza en el saco de las "nobles" de la franquicia del ratón Mickey, ya que es una china normal que se hace la Fantaghirò o la Princesa Caballero por un fin que ahora mismo -en lo del título principesco- ni pincha ni corta.

En mi lógica personal, he de decir a favor de este hecho que, probablemente todo venga por el mismo boom de la chica guerrero; es decir, que en la China circunstancial en la que se desenvolvió la niña, la estela de su acto fuera el desencadenante de su auge y, por consiguiente, su decadencia.

Escuchóse una vez que, fue tal el impacto social de la heróica hazaña, que Mulán empezó a tener que comparecer en diversos actos públicos, tales como inauguraciones, conferencias y encuentros de la mujer. La acelerada vida que llevaba, la obligó a tener que empezar a "empolvarse" la nariz para poder dar abasto y cumplir con su apretada agenda (que por cierto, era de un papel de arroz excelente, monísima...)

Con el paso del tiempo, y, debido a su impopularidad por "constante" por culpa de los paparazzis que la acosaban noche y día y que ya no encontraban interesante a la muchacha, decidió dar un paso y desintoxicarse. De ahí sus concentraciones exacerbadas de celulitis en algunas zonas críticas de su cuerpo y la retención de líquidos.

Fue entonces cuando empezó una íntima amistad con Joselito, "el niño Ruiseñor", llegando incluso a fortuitos contactos carnales con él.