jueves, 2 de febrero de 2012

Like a Muse

Probablemente a ojos ajenos no seré más que otro trozo de carne autónomo; un bulto redondo más que transitan las vías de la vida cotidiana. Pero, aún a sabiendas de que lo que el mundo ve tenga una parte de verdad, para tí sé que soy especial. Aún no puedo creer que veas en mí un mundo de inspiración, una luz dentro de tu propia oscuridad. Me consideras algo así como una Musa, tu Musa; una forma de alentar un intento de felicidad en tu persona, un incentivo, un estímulo en tu vida aunque no sea nada más que otro mero ser humano: imperfecto, perecedero y mortal.