martes, 7 de febrero de 2012

Marionetas en la cuerda

Por mucho que quieras, a veces esos hilos que te atan a lo que está concebido como realidad no son más que trabas para poder soñar con la libertad que necesitan tus sentidos. Pero aún así es lo que te dicen que está bien, y, aunque a veces te desinhibas, no tienes más que volver a recurrir a ellos para no entrar en el catálogo de los desquiciados que han sido capaces de poder cortar con la más arraigada cultura que los sostiene y los educa.