viernes, 1 de junio de 2012

Azar

Porque el azar no tiene ni rumbo ni orden.

Prueba de casualidad nº1 (vale, suena a pedantería pura enumerar algo de lo que probablemente ni si quiera vuelva a hacer una versión; ni siquiera otro intento. O mejor aún, porque no se me ocurre cómo llamarlo. Pero, es que llevo currando ya un par de horas en asuntos ajenos a mi placer cuya remuneración va a ser de echarse a llorar como un bebé...pero bueno, This is España!)