miércoles, 19 de septiembre de 2012

Ariel

No sólo del mercado orondo vivo ni de princesas obsoletas que se han dado a la mala vida. Por eso mismo, y aprovechando que hacía mucho tiempo que no le dedicaba un ratito a estar con mi amigo photoshop, he realizado una versión de la princesa sirena en un intento de realismo-idealismo que aún tengo que pulir, pero que para un primer tiento en esta vida mía ahora y de repente tan atareada, considero de acabado satisfactorio. Ahí la dejo.