martes, 25 de septiembre de 2012

"Pero una santa me han llamado"...

..."Estas pobres almas en desgracia" cantaba la bruja del mar Úrsula. Lo que nadie sabe es que en la batalla final que aconteció a lo que se dedujera como el final de la historia de Ariel es que la pulpo más malvada de todos los tiempos de Disney no murió. Tal trance en los 10 años posteriores que pasó en coma le sirvieron para que cuando despertara, la que fuera toda una eminencia del mal en el fondo del mar, se plantease ciertos aspectos de la vida y por lo tanto, un cambio radical para ser más feliz. Lo primero que hizo fue ir al dietista, llegando a perder 30 Kg de grasa, sobre todo de la parte cartucheril, lugar del que siempre se había quejado por la facilidad en la que se le asentaban las carnes.

Hoy en día Úrsula es una mujer-pulpo nueva, tanto que está estudiando para sacarse las oposiciones a maestra de autoescuela. En fin, os dejo la nueva imagen de esta señora: